CUENTOS

Cuentos De Terror

En este artículo no podrás encontras cuentos como caperucita roja, hansel y gretel, patito feo ni mucho menos cuentos para niños de primaria este articulo contiene cuento de terror y de mucho suspenso quise hacer un apartado con esta clase de contenido porque el drama que contiene lo cuentos de terror son fantásticos.

Leyendas de terror son historias que han cautivado y asombra tanto a los lectores que se convierten en una leyenda de terror para muchos un cuento de terror es un poco agresivo e inapropiado ya que los cuento no siempre traen este tipo de contenidos, pero quiero cambiar un poco el contexto de los cuento y quise que también vieran que hay cuentos de terror, hay todo tipo de cuento de terror largo, corto, para niños jóvenes. Espero que disfruten mucho sobre estos cuento de terror
El cuento es compartido tanto por vía oral como escrita; aunque en un principio, lo más común era por tradición oral. Además, puede dar cuenta de hechos reales o fantásticos, pero siempre partiendo de la base de ser un acto de ficción, o mezcla de ficción con hechos reales y personajes reales.
Básicamente, un cuento se caracteriza por su corta extensión pues debe ser más corto que una novela, y además, suele tener una estructura cerrada donde desarrolla una historia, y solamente podrá reconocerse un clímax. En la novela, y aun en lo que se llama novela corta, la trama desarrolla conflictos secundarios, lo que generalmente no acontece con el cuento, ya que este sobre todo debe ser conciso.

El Kune Kune

Hoshino se encontraba recorriendo en campo de arroz con su hermano, aquella noche fresca de Marzo. Su familia tenía una larga extensión de tierras en aquella área rural de Japón pero a veces, tener que ocuparse de una propiedad tan extensa era agotador.
Hiro, quien se encontraba caminando distraído unos pasos más allá, no le hizo mucho caso cuando le habló.


—¡Fíjate bien por donde vas, Hiro! 
—exclamó Hoshino malhumorado
— Que ya es de noche y cualquier cosa puede pasarte. 

Lo peor es que todavía no hemos encontrado el origen de esos extraños ruidos.
Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

—Pues yo no escuché nada. Te dije que estás imaginando cosas.
—Estoy seguro de que alguien… o algo anda aquí afuera. Tengo un mal presentimiento.
Hoshino miró hacia el horizonte con suspicacia, pero todo lo que había ante él, eran los largos tallos de arroz que dentro de poco florecerían de nuevo.
—Oye Hoshino, que estoy muy cansado. Me vuelvo a la casa y tú si quieres quédate aquí.
Hoshino se quedó paralizado al percatarse de algo. Había una figura pálida en la lejanía. Era muy larga, tanto que parecía que en cualquier instante sería llevada por el viento. Parecía una persona… pero no podía ser, porque no se le veía el rostro. Y sus brazos, como dos largos fideos, se balanceaban sin control, como si el pobre no tuviese huesos.
A Hoshino le dio un escalofrío.
—¿Qué es eso?
—¿Qué? —Hiro miró tratando de encontrar lo que observaba.
—Eso, está frente a ti. Frente a ti, por Dios, ¿es qué no lo ves?
—¿De qué hablas? No hay nada allá enfrente, ya estás desvariando.
—No, no lo estoy… eso… él, me está observando.
—¿Quién?
—El hombre pálido entre las plantas de arroz.

Hiro volvió a fijarse con detenimiento y por más que buscó, no vio a ningún hombre.

—Tú lo que quieres es tomarme el pelo, pero no voy a caer.
Hoshino no tuvo fuerzas para responderle, pues de pronto un temblor incontrolable se apoderó de él. Cayó de rodillas al suelo, invadido por los espasmos y una fiebre repentina.
—¿Hoshino? ¡Hoshino! —Hiro pidió ayuda para que pudieran llevar a su hermano a casa, donde pasó el resto de la noche delirando y gimiendo que alguien venía por él.
Horas después, de forma inexplicable, el joven murió en medio de aquellos temblores tan violentos.
Hiro nunca supo que había visto Hoshino en el pastizal.
El Kune Kune es una leyenda muy conocida entre los japoneses, que habla sobre una criatura alta, delgada y muy pálida, casi como si estuviera hecha de un papel. Es similar a un gusano pero tiene figura humanoide, y unos brazos monstruosos que se balancean con su cuerpo cada vez que los vientos soplan con fuerza, igual que si fuera un muñeco inflable. A menudo se lo puede ver entre los campos de arroz y los largos pastizales, pero hacerlo no es una buena señal.
Se dice que quien se encuentra con él, debe prepararse para morir pronto, porque su presencia es un augurio fatal.

La niña del agujero

Se esconde por las grietas y los agujeros que hay en las paredes. Desde allí se mantiene al acecho, en espera de que te acerques para jugar con ella. Pero aceptar su invitación es condenarte a una existencia agónica…
Yumiko bajó del auto y se adentró en el jardín de la nueva casa que habían comprado sus padres. Una residencia de estilo clásico oriental, con un enorme jardín y varias habitaciones. Eso hoy en día, era muy raro en una ciudad tan habitada como Tokio, donde las viviendas comenzaban a ser cada vez más pequeñas por la superpoblación. La gente optaba por vivir en apartamentos minúsculos o casas reducidas pero nuevas.

—Esta casa es muy vieja —le había dicho su padre nada más entrar—, la vamos a remodelar con el tiempo y se convertirá en un precioso lugar.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Yumiko quería creerle porque lo que estaba viendo no era nada alentador. El recibidor era algo oscuro, el olor a madera añejada impregnaba todas las paredes y por aquí y allá, podía ver grietas que cuarteaban el feo papel tapiz que alguien había puesto, seguramente pensando que el aspecto de la residencia sería más acogedor.

No había funcionado.

—¿Por qué no subes y eliges tu habitación, cariño? —la animó su madre.


Yumiko subió las escaleras y recorrió el largo pasillo lleno de puertas, abriéndolas de una en una. Al final, se introdujo en un dormitorio mejor iluminado, que daba al jardín. La pared también tenía algunas grietas, pero estaba bien. Su padre lo arreglaría en un santiamén.

La niña se sintió observada en ese instante y miró por encima de su hombre, pero no había nadie con ella. Inquieta, bajó de nuevo para ayudar con las cosas de la mudanza.

Por la noche, su madre la arropó en su cama y le deseo las buenas noches.

Apenas se hubo ido, Yumiko escuchó un susurro en la oscuridad. Se tapó con las sábanas hasta la cabeza y puso atención, con los pelos de punta. Alguien decía su nombre.

—Yumiko…

La niña asomó la cabeza bajo la sábana, con miedo. La voz venía de una grieta. Yumiko se acercó temblorosa.

—¿Hola?

—¿Quieres jugar conmigo?

Cuando Yumiko se aproximó más para mirar por la abertura, vio gracias a la luz de la luna, que del otro lado se encontraba una niña de su edad, con la piel muy pálida y los cabellos negros, y una mirada inquietante. Estaba tan blanca que parecía de cal.

—¿Qué haces allí? —preguntó.

—¿Quieres jugar conmigo? —le repitió ella.

Yumiko ya no tenía tanto miedo.

—Sí, sí quiero.

La niña de la grieta extendió una mano hacia ella…

A la mañana siguiente, los padres de Yumiko no la encontraron por ningún lado. Y por más que la buscaron, nunca la volvieron a ver.

Este cuento esta basado en la leyenda japonesa de la niña del agujero, un espíritu que se dice, habita en todas las grietas de las casas del país nipón. Quien acepta jugar con él, es llevado al inframundo.

El infierno de Tomino

Kazuhiro nunca había dado crédito a las leyendas estúpidas que comentaban sus compañeros de clase. Eran chicos impresionables y muy aficionados a las historias de horror, una pandilla completa de inútiles. El último chisme que se traían entre manos era el de un poema antiguo, que supuestamente maldecía a quien lo leía.

—El infierno de Tomino fue escrito hace mucho tiempo —le dijo Yamazaki, uno de los más tontos del grupito—, cosas horribles les han sucedido a los que lo recitan. Dicen que es realmente espantoso.

—¿En serio? —Kazuhiro no le prestaba demasiada atención, prefería garabatear cosas en su cuaderno.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

—El poema relata la historia de una persona llamada Tomino, la cual muere de manera espantosa y es arrastrada al infierno. El sufrimiento que padece allí, hace que tengas pesadillas por noches enteras.

—Ya —Kazuhiro seguía sin creerse nada—, ¿cómo pueden hacer caso de algo tan ridículo?

—¿Ah sí? ¿Y por qué no te atreves a leerlo tú, Kazuhiro, si tan valiente te crees? —lo retó el chico con una maliciosa sonrisa.

—Es solo un tonto poema.

—Pues ahí tienes. Búscalo en la biblioteca y recítalo para todos nosotros. ¿O tienes miedo?

Si había algo que Kazuhiro no soportaba, más que los cuentos tontos que decían aquellos tipos, era que lo vieran como un cobarde. Esa tarde, durante el receso, se dirigió a la biblioteca escoltado por Yamazaki y sus amigos. Se pusieron a buscar un libro de poemas y localizaron El infierno de Tomino, cuya página yacía extrañamente marcada.

—Venga Kazuhiro, ponte a leer —le dijo Yamazaki—, a ver si muy valiente.

—Serás idiota, mira que asustarte tanto por un poema de mierda —le dijo Kazuhiro sonriendo arrogantemente, y haciendo que el muchacho se sonrojara con furia.

Kazuhiro empezó a leer en voz alta. A medida que avanzaba en la lectura, un sentimiento angustiante iba apoderándose de él, pero era como si no pudiese despegar sus ojos de las palabras. Yamazaki y sus cómplices también se veían asustados, perturbados por el énfasis que el joven ponía en sus palabras, la mirada aterrada de sus ojos y la atmósfera pesada que se había apoderado del lugar.

—Eh, ya vale Kazuhiro, no es gracioso… vámonos…

Pero Kazuhiro continuó y cuando llegó hasta el final del poema, con lágrimas de espanto en los ojos, alcanzó a distinguir una presencia que los observaba desde la puerta.

Era una persona con la piel completamente carbonizada, ojos desencajados y una sonrisa siniestra que le llegaba de oreja a oreja… literalmente. Era Tomino, quien había llegado desde el infierno para atormentarlos.

Los chicos dejaron salir un alarido espeluznante.

El infierno de Tomino es una leyenda de terror japonesa, que habla sobre un poema del mismo nombre escrito por Yomota Inuhiko e incluido en la antología “El corazón es como una piedra rodante”. Dicen que dicho texto está maldito y es tan atroz en las cosas que describe, que todo aquel que lo lee en voz alta estará condenado a todo tipo de desgracias en su vida.

El pozo de las cadenas


Existe un pueblo antiguo en México llamado Tecate, en cuyas inmediaciones se puede ver un profundo pozo de piedra que se ha vuelto célebre entre los vecinos. Todo se debe a la tenebrosa leyenda que alberga en su interior. Dicen que en los tiempos de la Revolución Mexicana, allá por el año de 1910, vivía un labrador muy humilde con su esposa en una casita cercana al pozo.
No habían podido tener hijos. Mientras el hombre se hacía cargo de trabajar la tierra, la mujer preparaba las comidas y mantenía limpia la casa.

Un día llegó a sus tierras un grupo de hombres muy sospechoso, armados y montados a caballo. El campesino supuso que serían revolucionarios que iban de paso. Como se veían cansados y sedientos los invitó a pasar a la casa, en donde su esposa les dio de comer y de beber.
Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:
El matrimonio, que estaba poco acostumbrado a tener compañía, aprovechó para preguntarles sobre las noticias que corrían allá afuera, pues hasta su humilde rancho estas nunca llegaban. Así fue como se enteraron de los pormenores de la revolución y lo que sucedía en los terrenos vecinos. Los desconocidos fueron muy amables con ellos durante la cena.
Cuando llegó la hora de dormir, los campesinos ofrecieron a sus invitados unos catres que habían armado con paja en las afueras de la casa, donde por lo menos podrían dormir a resguardo del frío.
Más tarde, en medio de la madrugada, se escuchó un grito espeluznante del que nadie se pudo percatar.


Nadie supo exactamente lo que ocurrió aquella noche. Se dice que los forajidos traicionaron a sus anfitriones para robarles todo cuanto tenían, además de querer abusar de la esposa del labrador. Cuando él intentó detenerlos, los bandidos lo ataron con unas gruesas cadenas, lo dejaron ciego y lo arrojaron al pozo para que se ahogara. Allí murió el pobre, mientras su mujer y sus pocas pertenencias desaparecían.
Desde entonces, se puede escuchar en el interior del pozo un lamento tenebroso y sonidos espeluznantes como de algo que se mueve debajo del agua. Algunos dicen que incluso han llegado a oír como alguien se desliza por las paredes de piedra, llegando a la superficie y arrastrando tras de sí unas enormes cadenas. Quienes han tenido el atrevimiento de asomarse por las noches, aseguran haber visto el rostro pálido de un sujeto con las cuencas de sus ojos vacías, que gime pidiendo ayuda y se sacude en el agua.

Es el alma en pena del campesino, que después de tanto tiempo sigue buscando a su esposa. Le cuesta moverse a falta de sus ojos y no puede desprenderse de las cadenas que aun lo atan.
Los lugareños de Tecate se han acostumbrado a su presencia y más que miedo, sienten lástima por él. A pesar de los intentos que se han hecho por ayudarle a irse en paz, el espíritu se niega a abandonar este mundo. Tal vez esté condenado a vagar para siempre, hasta que nuestra propia existencia llegue a su fin.

Hitori Kakurenbo, el juego del escondite

Existe un juego japonés que es tan popular como peligroso. Se le conoce como Hitori Kakurenbo y se dice que es un ritual perfecto para contactar con los muertos. Es por eso que no cualquier persona se atreve a probar suerte con él.


En la cultura de Japón, se tiene la creencia de que muchas almas sin descanso siguen rondando por la tierra, a la espera de encontrar un cuerpo que poseer para terminar los pendientes que no pudieron concluir en vida.

Para realizar el ritual de Hitori Kakurenbo solo son necesarios unos cuantos materiales: un muñeco de trapo que pueda rellenarse, arroz, hilo de color rojo, una aguja, una taza de sal y un cuchillo (o cualquier objeto afilado). Además, tendrás que elegir con anticipación algún sitio en el que puedas esconderte.
  
Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Toma el muñeco y sácale el relleno para reemplazarlo con el arroz; esto sirve para reemplazar simbólicamente los órganos internos del espíritu al que vayas a atrapar. A continuación, corta un trozo de alguna de tus uñas y colócala también en el interior. Cose con el hilo y la aguja para cerrar las aberturas, y utiliza el sobrante del mismo hilo rojo para rodear al muñeco, como si estuvieras atándolo. Esto representa su sangre.

Una vez que lo tengas listo, llena una tina con agua (o cualquier recipiente en el que pueda caber el muñeco) y nómbralo. El nombre que le pongas no debe ser el tuyo. Vierte la taza de sal en la tina y vuelve a tomar una taza con agua salada para llevarla a tu escondite. Esta es una eficaz medida de protección.

El juego comienza a las tres de la mañana.

Apenas sea la hora indicada, di tres veces en voz alta el nombre del muñeco y luego “es mi turno”. Cógelo y ponlo en la tina. Apaga todas las luces de tu casa y en un lugar apartado, con la televisión encendida, cierra los ojos y cuenta hasta diez.

Ahora vuelve a donde dejaste al muñeco y di: ¡Te encontré, (nombre que elegiste)!”. Clávale el cuchillo procurando cortar el hilo. De esta forma liberarás al espíritu que habita en su interior.

Lo mejor está a punto de comenzar.

Pronuncia las palabras: “Ahora es tu turno” y corre a esconderte en el lugar que decidiste con anticipación. Recuerda que debes tener tu agua salada para mantenerte a salvo. Guarda silencio y presta mucha atención a lo que escuches.

Puede que no suceda nada y al final todos tus preparativos hayan sido en vano.

Pero si oyes o sientes que algo se está acercando a ti, no se te ocurra moverte o salir de tu guarida. Podrías llevarte una terrorífica sorpresa.

No tienes permitido salir de casa en ningún momento. No puedes hablar o hacer ruidos, o el muñeco podría encontrarte. Y si vives con alguien, tal vez no sea buena idea intentar el ritual. Pues no quieres poner en peligro a una persona que es completamente inocente.

Los ladrones de órganos

Mike no estaba de ánimo para celebrar esa noche. Su novia acababa de terminar con él, tenía el ánimo por los suelos y lo único de lo que tenía ganas, era de quedarse en su casa a pensar. Pero sus amigos, convencidos de que le hacía falta un poco de diversión, decidieron arrastrarlo con ellos hasta una de las discotecas más festiva de la ciudad.


Allí, lo convencieron de relajarse, beber y sacar a bailar a alguna chica guapa. Aquello era todo lo que necesitaba para superar su depresión.


—No sé, muchachos —dijo él.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

—Tú haznos caso, hombre. Mira, en la barra hay una morena que no ha dejado de mirarte desde que entramos. Ve y habla con ella.

Tímidamente, Mike se acercó a la coqueta muchacha que enfundada en un vestido corto y tacones de aguja, era una de las más hermosas de la discoteca. Le invitó una copa y al poco rato ya se encontraban hablando como más que buenos amigos. Al joven empezó a olvídarsele el tema de su novia.

Él y la chica bailaron. Se besaron. Se hicieron caricias en la pista y en medio del ajetreo, ella le sugirió ir a un buen hotel.

Ya con bastantes copas encima, Mike accedió y abordaron un taxi con rumbo a un motel discreto. Una vez en la habitación, los besos continuaron y antes de que pudiesen pasar a la mejor parte, la joven sacó una licorera de su bolso y se la ofreció.

—Vamos a brindar una última vez por esta noche. Por habernos conocido —le dijo.

Mike bebió un trago con gusto y un minuto después, cayó en la inconsciencia, olvidándose de todo cuanto había a su alrededor.

Al despertar, el muchacho se sintió aturdido. Tenía mucho frío y estaba en un lugar que no conocía. Sumergido en una bañera repleta de hielo, en un baño cuyo aspecto dejaba mucho que desear. Trató de incorporarse pero la espalda le dolía terriblemente. Entonces recordó que la noche anterior había estado con esa muchacha de la discoteca. Miró hacia el suelo y se encontró con que había dejado su teléfono móvil frente a él, acompañado de una nota que le heló la sangre:

“Llama a emergencias de inmediato o vas a morir”.

Mike se incorporó y vio que le habían hecho dos enormes heridas a la altura de los riñones. Alguien había aprovechado su inconsciencia para quitarle sus órganos. Horrorizado, se comunicó con el 911 y en unos minutos una ambulancia lo estaba transportando a urgencias, donde lo conectaron a una máquina de diálisis.

Desgraciadamente, Mike había sido víctima de una banda de ladrones de órganos, los cuales usaban el mismo modus operandi desde siempre: contrataban a jovencitas atractivas que coqueteaban con chicos en bares y clubes nocturnos. Luego los emborrachaban y se aseguraban de terminar con ellos en algún hotel discreto, donde pudieran drogarlos con una última copa. Ese momento era el que aprovechaban para quitarles sus órganos.

Mike tuvo que vivir el resto de su vida conectado a la diálisis.